Los poderes extraordinarios del cuerpo humano (Luis Quevedo y Patricia Conde)

El cuerpo humano es un gran desconocido pero la actriz Patricia Conde y el divulgador científico Luis Quevedo se han  propuesto descifrarlo en  ‘Los poderes extraordinarios del cuerpo humano’, la nueva  serie de #0 que se ha estrenado hoy jueves 21 de diciembre a las 22:00H en Movistar +.

Son 6 capítulos, su primera misión es coronar el Mont Blanc, poniendo sus miedos al límite durante una odisea de cinco días. Un spoiler: no consiguen llegar a la cima, pero lo intentan, como prueban sus agujetas. «El cuerpo nos dicta lo que quiere y solo tenemos que saber escucharlo. Podemos hacer más cosas que las que creemos», asegura Conde, que sufrió mal de altura durante la travesía por la montaña más emblemática de los Alpes. Pese a las trabas, afrontó el reto con chistes y risas, alivio cómico de las vicisitudes del riguroso itinerario. «Para mí fue muy duro, pero mi premisa es que allá donde vaya siempre prevalece el sentido del humor, por eso quería arropar al equipo con chascarrillos», reconoce la presentadora, a la que llamaban en broma «Indiana Conde».

Su compañero de aventuras no se queda atrás, y pese a sus mejores condiciones físicas nada pudo hacer contra la acrofobia o miedo a las alturas, salvo mirarle a los ojos. «Para mí ha sido una fiesta, una coincidencia cósmica fantástica. Los programas culturales muchas veces cuentan con escasez de recursos pero esta vez me encuentro en un lugar donde el nivel de exigencia es máximo, al estilo de las grandes producciones», cuenta Quevedo. Menos mediático que su compinche, pone sobre el tablero los conocimientos que analizan en profundidad los expertos en esta serie documental de seis episodios. «Punset es Punset gracias a este hombre», le concede Conde en referencia a su amplia experiencia como guionista del programa del veterano divulgador. «Esta ha sido la peor agresión que le he hecho jamás a mi cuerpo, pero la belleza era sobrecogedora», confiesa el presentador.

No te lo pierdas, merece la pena verlo: